Make your own free website on Tripod.com

 

 

HIJOS DEL DIVORCIO
(Publicado el 20 de Junio, 2003 en El Mercurio.)


En consideración a diversas cartas publicadas y conectadas a los Hijos del Divorcio, es posible evidenciar que los niños quedan expuestos a una serie de efectos psicosociales post separación conyugal y/o divorcio, aspecto, que se significa claramente en la investigación realizada por El Dr. Martin Richards, (1995) citado por el Sr. Juan Manuel Varas, cuya frase 'para un niño el divorcio de los padres es más perjudicial que quedar huérfano', es altamente reveladora.

No obstante la validez de esta afirmación, y con el ánimo de aportar sobre este doloroso tópico, me permito añadir, que coexisten investigaciones paralelas referidas tanto al síndrome de alienación parental (concepto en continuo desarrollo) como a la tenencia compartida. Estudios doctorales en la década de los ochenta establecieron comparaciones entre la tenencia compartida física de los hijos del divorcio y la tenencia monoparental.

Entre otros, las siguientes investigaciones se expresan por sí mismas: Cowan, D.B., detectó "que cuando más tiempo los chicos bajo tenencia materna pasan con su padre, más aceptan a ambos padres en sus percepciones, y mejor se adaptan a ellos". Pojman, E.G, detectó que los chicos bajo tenencia compartida están significativamente mejor adaptados que los de tenencia materna y comparativamente son muy similares a los provenientes de familias felices. Los estudios aludidos, amplifican los efectos positivos de la tuición compartida y las investigaciones referidas a la relación paterno-filial post separación conyugal/divorcio, sellan notoriamente la importancia de seguir contando con la presencia y el rol socioafectivo del padre.

En este sentido, si bien es cierto, existen muchas exploraciones sobre los Hijos del Divorcio, son exiguos los estudios sobre los efectos psicosociales de la separación/divorcio en el hombre, que constituye también una condición sensible y punzante, y que no ha sido abordada en profundidad. Por tanto, a la concluyente aseveración de que: 'para un niño el divorcio de los padres es más perjudicial que quedar huérfano', es posible adicionar, que: 'ningún aspecto del hijo es demasiado insignificante para permitir la orfandad a la que queda expuesto con la suspensión o eliminación de uno de sus progenitores', como resultado de tácticas dilatorias y/o manipulatorias del cónyuge custodio, quien desarticula la relación paterno-filial, al impedir el contacto y/o visitas con el progenitor no custodio.

M. Guisella Steffen Cáceres
Licenciada en Familia y Magíster en Ciencias de la Educación,
con Mención en Orientación, Relaciones Humanas y Familia.