Make your own free website on Tripod.com

 

 

UN BRAVO, A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL
(Mayo, 2004)

Bravo, los medios de comunicación social han dejado de ser silentes frente a la queja del padre no custodio. Este salto cuántico de los medios, los configura como la vía relacional de la problemática y puente de debate ciudadano porque no se escudan en la ignorancia y aceptan los desafíos que plantea el nuevo milenio.

Esto lo hemos podido observar en las situaciones de secuestros internacionales, nacionales, en la polémica por tuición de las hijas de la jueza Karen Atala, y también en algunos otros casos que han sido crónica de páginas internas, pero al presente, se sitúan como noticias de alto impacto.

Afortunadamente, la lectura social de los medios reflejan una apertura comunicacional, pero no abarca toda la prensa escrita, ¿será la política editorial?. De igual forma, nuestra televisión local ha difundido el contexto desguarnecido del padre no custodio, realidad que ya no puede ser ignorada, frente al uso y abuso de poder de algunas madres sin destino. Sus estrategias represivas y punitivas, exceden la comprensión y dificultan el respeto a la persona, en base a su incapacidad para encauzar nuevos giros en la interacción dinámica y significativa de las relaciones con sus hijos y ex-cónyuges.

Los medios son el eje orientador, por tanto es necesario estimular a los editores de los diarios, la publicidad y la televisión, para que se constituyan en instructores ancla, velando para que se respete la coherencia respecto de este tema, en consideración que el empleo del idioma moldea nuestras ideas y el cambio cultural debe partir considerando los derechos y deberes de la coparentalidad, porque en este darse cuenta, se produce el cambio valórico y cultural.

Bravo, a los medios de comunicación social por posicionar en la agenda mediática, a ese padre desapoderado, que porta el dolor del expatriado de su tierra de origen, su propia familia que son sus hijos.

M. Guisella Steffen Cáceres
Licenciada en Familia y Magíster en Ciencias de la Educación,
con Mención en Orientación, Relaciones Humanas y Familia.