Make your own free website on Tripod.com

 

 

MIS QUERIDOS HIJOS

Presentación del Libro de Bernardo Subercaseaux Somerhoff

(28 de Octubre de 2004)


Mis Queridos Hijos, es un libro colmado de afectividad paternal, porque es un vuelo amoroso de pequeñas cartitas construidas desde el relato cotidiano de papá Bernardo, para aprisionar el afecto y atesorar el recuerdo de cara a la injusta ausencia de sus niños.

El libro es un testimonio fiel de la desesperanza vivenciada, provocada por la vileza de ¡una falsa acusación de abuso sexual¡

Bernardo ha sido estigmatizado con la crueldad de este significado y el camino recorrido ha estado saturado de aflicciones. Habla de tristeza, soledad, angustia e impotencia, porque como hombre la infamia de la acusación no solo deshonró su identidad, su dignidad, su familia, sino que como padre lo atacaron brutalmente con la monumental pérdida de sus hijos.

El libro es una denuncia, de esta arbitraria denuncia que brotó premeditadamente y que constituye una estrategia punitiva y represiva, registrada no solo en nuestro país sino que en otros entornos sociológicos. Esta maniobra alienadora se ha cimentado como directriz dinámica en juicios de tuición y visitas de naturaleza destructiva y conflictiva. Esta orientación a virtuales imputaciones de abusos deshonestos conforma entre otros subsíndromes, el contexto del Síndrome de Alienación Parental. Síndrome reconocido en la comunidad científica y legal de Estados Unidos, pero no en Chile.

¿Por qué esta práctica es propulsora de la exclusión paterna?

Porque el objetivo es amputar las visitas con los niños y evitar que el padre siga siendo una figura permanente en sus vidas. Por eso, insiste sistemáticamente para impedir el contacto, siendo el objetivo final la obstrucción del vínculo (cuando se inducen realidades de extrema gravedad, como las acusaciones falsas de abuso), estrategia que implica el "adiós papá".

Desde la narración de estas pequeñas misivas, se desprenden diversos tipos de alienaciones que embistieron la naturaleza paterna de Bernardo y su carácter desmedido precisa detallarlas.

La alienación parental fue accionada por su ex cónyuge, quien escudada en la cercanía física de los niños, los secuestró emocionalmente y a través de un proceso ideacional reiterativo en el tiempo, los aleccionó para repetir una aseveración inexistente y convencerlos de esta realidad. Esta es la labor de la "persuasión coercitiva" que logró desacreditar su imagen como progenitor no custodio.

No obstante el respeto y credibilidad que concedo a las diversas disciplinas, es posible detectar, que el cuadro sintomático de la alienación profesional, se encarnó en: la resolución práctica ejercida por abogados en connivencia con la madre y se reflejó en los psicólogos mencionados, quienes a través de entrevistas persistentes en conjunto con líneas sugestivas, giraron la experiencia relatada por la niña, abusando del frágil sentido de su realidad infantil.

A su vez, la alienación judicial se ancló en el Tribunal de Menores, instancia que recogió esta demoledora maquinación, validando y reforzando el lineamiento y diagnósticos evaluativos de organizaciones intervinientes como el (Cavas y Predif).

Todos estos expertos y ejecutores participantes, aceptaron la veracidad de la artificiosa declaración de abuso, ignorando y condenando anticipadamente al padre, eludiendo una intervención sistémica en el patrón interaccional de esta familia rota, con lo cual se decretó el alejamiento forzado de Bernardo.

Esta lesiva simbiosis profesional y los procedimientos derivados del peritaje psicológico, instaló a la niña en riesgo psicosocial, porque al fortalecer un abuso falso construyeron uno verdadero, con efectos psicológicos potencialmente devastadores. Esto indujo la pérdida de una figura central de apego (su padre) y cercenó el espíritu de esta familia disuelta, que aún sigue siendo una familia.

Todas estas acciones supresoras de la figura paterna, concentran y expresan en un (96.50 %) la triste realidad chilena de muchísimos padres no custodios que lidian vía tribunales, para preservar el vínculo con sus niños. Esta insistencia personifica la realidad cultural del nuevo padre, que exige ser una presencia continua en la vida de sus hijos post-separación conyugal.

Desde mi percepción, el desacierto de algunos profesionales de la salud mental, la rigidez jurídica y la falsedad de un ex cónyuge, los personifica como deudores del contexto humano de la familia de Bernardo, porque sus hijos han sido minimizados e instrumentalizados, y al paralizar el núcleo emocional paterno-filial, simbolizan el saldo pendiente que todos tienen con la paternidad ingrávida de Bernardo.

Nosotros Padres por la Igualdad Parental, sentimos un profundo respeto por Bernardo, (nuestro secretario y director) porque creemos en su inocencia, y porque esta cruzada heroica que emprendió para recuperar a sus queridos hijos, refleja cuán inquebrantable es la pervivencia del vínculo afectivo.

Esta condición precisa nuestro lineamiento teórico 'el interés superior del niño' entendida como una responsabilidad humana compartida, a través del modelo coparental. Esta modalidad significa el ejercicio de una nueva dinámica relacional post-separación conyugal, en consideración a que el hijo tiene el derecho a crecer con la vinculación afectiva y la estabilidad psicosocial que le suministran sus dos figuras parentales. "Papá y Mamá"

Desde la lectura final, el lenguaje de la frase ancla que cito "ojalá, hijos, tenga fuerza para quererlos y para que nuestra relación, algún día, exorcice lo ocurrido" me cautivó por la intensidad del amor y es desde esa musicalidad, que considero a este diario de cartas, como el libro de oro de esta paternidad abusada, secuestrada y dolida, pero inmensamente generosa.

Los fallos legales pisotearon su sueño, pero, la sentencia humana aplaude su valentía como persona y abraza el espíritu del padre que anida en él y desde esta convicción plena, sé que en algún momento del tiempo resonarán esas palabras que tanto ansía escuchar: 'querido papá'.

M. Guisella Steffen Cáceres
Licenciada en Familia y Magíster en Ciencias de la Educación,
con Mención en Orientación, Relaciones Humanas y Familia.